Acabando ya el año 2017 y haciendo un poco de resumen del mismo me doy cuenta de lo importante que es realizar el trabajo que te gusta, específicamente el que te gusta, aunque sea muy concreto. Si te gusta hacer fotos, no sirve solo hacer fotos a lo que sea, sé feliz realizando la fotografía que más te llene.
A mí me encanta realizar fotografía infantil, me resulta muy divertido, son los más agradecidos de fotografiar por su naturalidad, su espontaneidad, su alegría… me encanta!!!, además, cuando lo hacen para un día tan especial como es el de su comunión aún se acentúa más esta impresión y esta satisfación mia, esta satisfación nuestra, porque los niños también disfrutan muchísimo en mis sesiones, no podría ser de otra manera, sería muy difícil captar esos momentos mágicos si no fuera así.
Sin más, desearos unas felices fiestas y un prospero año nuevo y que seáis muy felices disfrutando de vuestros hijos que son el valor más preciado que tenemos.